Vinos Ribera del Duero de las mejores añadas

Cómo identificar los vinos Ribera del Duero de las mejores añadas

Vinos Ribera del Duero de las mejores añadas

Como aficionado al vino estoy seguro de que conocerás opiniones acerca de cuáles son los vinos Ribera del Duero de las mejores añadas. Estarás más que acostumbrado a ver la añada del vino impresa en la etiqueta de las botellas. E, incluso, es posible que sepas qué implica el que un vino sea de una añada u otra.

Las añadas del vino son tan valoradas y apreciadas que, durante décadas, era habitual que se adquiriese uno u otro vino en función de la añada a la que pertenecía. No se tenían en cuenta otros factores. Y, aún hoy, es frecuente que se busquen vinos de añadas determinadas. Esto ocurre, sobre todo, con vinos de guarda y entre coleccionistas.

Pero, ¿sabes hasta qué punto son importantes?

 Desde mi experiencia elaborando vinos ecológicos en Ribera del Duero, durante más de diez años, me gustaría tratar hoy un tema, que considero apasionante. Cuáles son y cómo identificar los vinos Ribera del Duero de las mejores añadas.

 

Qué son y en qué consiste la clasificación por añada

Al comenzar a hablar de las añadas hay algo que me parece importante considerar. Y es que el vino es de las pocas bebidas que se ven afectadas por las condiciones climatológicas de cada año. Y eso, como bien sabemos los viticultores, hace que no haya dos iguales.

El término añada hace referencia, al año de cosecha al que pertenecen las uvas con las que ha sido elaborado el vino.

Normalmente, la calificación de la añada va vinculada a una denominación de origen. Y, en el caso de los vinos de Bodegas Vetusta, como sabes, que corresponde a la denominación de origen Ribera del Duero.

Porque calificar una añada dentro de un continente, o incluso de un país, sería excesivo y poco representativo. Ya que las añadas tienen sentido dentro de una denominación o en una zona con una misma climatología común.

Eso sí, no olvidemos que esa calificación vale, sobre todo, para los vinos de alta gama o para los vinos de guarda. Sirve para decidir por qué comprar un vino u otro cuando se desea adquirir añadas antiguas.

Porque, la verdad, no tiene mucha justificación buscar bajo el concepto de añada cuando se va a comprar vinos jóvenes. En ese caso, la añada que hay disponible es la que hay de ese año.

Sin embargo, la cosa cambia cuando deseas escoger entre un vino, por ejemplo, del año 90 o del 93. Ahí sí que tiene sentido conocer la añada e informarse bien sobre las características que tuvo en una denominación o zona determinada.

En mi opinión, ese sería el primer filtro. El segundo, es saber cómo ha sido la añada para cada bodega, que nos interese, en concreto. Conocer esto es muy interesante y útil cuando se desea adquirir un vino.

 

Qué factores afectan a las añadas

Sin ningún tipo de duda, el factor predominante que marca la diferencia entre añadas es la climatología. Todo lo demás, la verdad, es que no varía. El suelo, la altitud, el trabajo del viticultor (que siempre se supone que será el mejor), permanece constante año tras año.

Realmente, lo que varía realmente son las condiciones climatológicas.

Y, en ellas, lo más importante a destacar dos aspectos: las precipitaciones registradas durante todo el año y las horas de sol dentro de la campaña del ciclo de la uva.

Cada uno de estos factores afecta y condiciona las uvas del año de una forma diferente.

Por un lado, están las precipitaciones, que influyen durante todo el año. El agua que cae en invierno, durante la parada vegetativa de la planta, condiciona su crecimiento. Y afecta, sobre todo, al vigor y producción que tendrá la planta ese año. Sin embargo, el agua que cae a partir el crecimiento de la vid, en mayo y junio, durante el verano, nos marca a los viticultores el número de tratamientos que hay que administrarle a la viña para luchar contra las posibles enfermedades que sufra ese año.

En Bodegas Vetusta, diferenciamos entre añadas secas y añadas húmedas. Y esto, depende de cuándo llega la humedad.

De este modo, si tenemos lluvia en época de vendimia, suelen darse malas añadas. Sin embargo, cuando los días de lluvias coinciden con el principio del ciclo (marzo, abril o mayo) lo habitual es tener un año bueno.

También ocurre que, si tenemos mucha sequía en agosto pero en septiembre hay lluvias, se dan las características idóneas para una buena añada. Pero, si en septiembre no hay lluvias, a la uva le cuesta mucho rematar su ciclo, y el resultado final no suele ser precisamente una buena añada.

Por otra parte, el tiempo de exposición solar influye durante el momento que se da el ciclo vegetativo de la uva. Me refiero, desde que la viña empieza a crecer hasta su maduración. Las horas de sol, al principio del ciclo, hacen que la planta brote antes. Y al final, permite que la uva madure más rápido y mejor. En el caso de Vetusta, al estar nuestras plantas cultivadas en tierras altas reciben una radiación solar superior a la que llega a las situadas en zonas bajas. Lo que beneficia la capacidad fotosintética del viñedo y es bueno tanto para la planta como para el fruto.

 

Vetusta. Vinos Ribera del Duero de las mejores añadas

Como te decía, para el aficionado al vino es interesante conocer la valoración de la añada en la denominación de origen. Pero, también, cómo ha sido dicha añada en la bodega concreta que le interese.

Para Bodegas Vetusta, nuestra primera añada fue la de 2006 y, aunque no fue un buen año para la denominación de origen, para la bodega sí fue muy buena. Algo parecido ocurrió en 2007. Se trató de una mala añada en Ribera del Duero pero para nosotros no lo fue del todo. A partir de ahí, las mejores añadas de nuestra bodega han sido las de 2009, 2012, 2015 y 2017.

Estos resultados, de Vetusta, no siempre coinciden plenamente con los de nuestra denominación de Ribera del Duero. Pero, lo normal es que tengan algo en común.

 

Ya ves, que no hay dos años ni añadas idénticos. Y, eso, hace que los viticultores no trabajamos igual con unas condiciones climatológicas que con otras. Pero, te aseguro que, incluso los años más complicados, son un desafío apasionante del que aprendo año tras año.

Sé que, todo esto que te he comentado, puede resultar algo técnico pero estoy convencido de que te ayudará a identificar los vinos de las mejores añadas de Ribera del Duero. En nuestro caso, de vinos de nivel, elaborados en las zonas más altas de Ribera del Duero, con una climatología extrema y siguiendo métodos de cultivo ecológico.

Antes de despedirme, quiero recordarte que la única forma de conocer mejor los vinos y su cultura es acercarse a ellos y vivir la experiencia en primera persona.

Por eso, desde aquí, te animo a asistir a todo tipo de catas de vino. En las de tipo vertical puedes comprobar cómo ha evolucionado un vino, por ejemplo de Bodegas Vetusta, en diferentes añadas. Mientras que, en las catas horizontales, degustarás los vinos, de la añada escogida, de diferentes bodegas pertenecientes a la misma denominación de origen. Como aficionado, te aseguro que es una experiencia que disfrutarás al máximo y en la que siempre descubrirás algo nuevo.

Espero haberte ayudado, a conocer un poco más acerca de los vinos de Ribera del Duero de las mejores añadas. Y me encantará recibir tu opinión acerca de lo que te ha parecido este artículo. Así que te agradezco si dejas un comentario o una consulta con los detalles que más te interesen. Un saludo cordial y prometo atenderlo personalmente.