Vinos Ribera del Duero de altura. Por qué son los mejores

Vinos Ribera del Duero de altura

Vinos Ribera del Duero de altura. Por qué son los mejores

Trabajar la tierra y elaborar vinos Ribera del Duero de altura es todo un desafío para cualquier viticultor. Pero también una fortuna que, en mi caso, tengo la suerte de vivir y disfrutar día a día.

Como ya te he comentado, en alguna otra ocasión, no soy un “bodeguero de despacho”. Me gusta el contacto con la tierra. Pisar la viña directamente. Y sentir cómo va evolucionando el fruto a lo largo del año.

En ese proceso, la situación geográfica del viñedo juega un papel yo diría que clave. Porque, no se produce uva de igual modo, ni tiene iguales características, en las tierras altas que en las bajas.

Por eso, me gustaría contarte, desde mi experiencia personal, qué son los vinos de altura y qué supone para un viticultor trabajar en condiciones tan especiales, genuinas y, con frecuencia, tan complejas.

Espero transmitirte parte de mi conocimiento y de mi pasión por esas tierras altas de la Ribera del Duero, en las que se sitúan las viñas de Bodegas Vetusta. Y por las que siento tanto apego.

 

Viñedos de altura en Ribera del Duero. Qué y cómo son

 

La ubicación de las viñas siempre ha sido, es y será un factor condicionante para el viticultor que las trabaja. Aunque la forma de cultivo sea el misma, a una altura y a otra, ni la tierra ni tampoco el clima es igual en terrenos situados a distinta altitud.

En mi caso, los viñedos de Bodegas Vetusta están situados a diferentes alturas pero, todos ellos, entre 900 y 1020 metros. Lo que queda muy por encima de la media de la Ribera del Duero, que es de unos 800 metros sobre el nivel del mar.

Y, aunque no hay ninguna norma establecida que defina desde qué altitud se puede considerar viticultura de altura, está claro que en Vetusta trabajamos viñedos propios y producimos vinos Ribera del Duero de altura.

Pero no siempre han sido valoradas, como merecen, estas tierras altas.

Te contaré algo. Hasta los años 60, las viñas se situaban en las laderas de las montañas, en las partes mas pobres que no eran válidas para cereal. Durante un tiempo, se arrancaron casi todas y unos años después, entre los 80 y 90, el boom de las denominaciones de origen, hizo que se volvieran a plantarse. Pero, se optó por situar las plantas en las zonas bajas próximas al río, buscando mayor productividad.

En las últimas décadas, se ha vuelto, otra vez, a plantar en las laderas de las montañas, buscando mayor calidad de uva. Y, esta última, fue la opción escogida por Bodegas Vetusta hace veinte años. Porque, desde el primer minuto, tuvimos claro que, si queríamos producir vinos de alto nivel, teníamos que apostar por cultivar viñedos en las tierras altas de Ribera del Duero.

Así lo hicimos y, cada año, comprobamos que no solo no nos equivocamos sino que nuestra decisión fue la idónea para poder producir el tipo de vino ecológico de altura que elaboramos y caracteriza a Vetusta.

 

Vinos Ribera del Duero de altura. Por qué son tan valorados

 

Es un hecho constatado que las uvas procedentes de tierras altas de Ribera del Duero tienen más calidad que las producidas en tierras más bajas. Como productor de vinos lo compruebo añada tras añada.

Pero, ¿sabes de dónde procede la famosa calidad de los vinos Ribera del Duero de altura? Te lo explico a continuación.

 

#1 – Condiciones climatológicas extremas

La Ribera del Duero es conocida por su particular clima de inviernos largos y fríos y veranos muy secos y duros. Y, como es de suponer, cuanto más altos estén situados, más se acentúan esas características climatológicas propias de esta tierra castellana.

En los viñedos de Vetusta que cultivo, las diferencias térmicas, entre el día y la noche y las diferentes estaciones del año, son extremas.

Eso es bueno, porque endurecen el fruto y le ayudan a llegar fuerte hasta la vendimia. Pero, también implica un control riguroso y permanente a pie de viña. Cosa que, por cierto, me gusta. Porque soy de los que piensan que el buen vino se hace ya desde la planta.

Pero, volviendo al tema de la climatología de las zonas altas de la Ribera del Duero, hay épocas del ciclo vegetativo de la viña en que esos contrastes de temperatura cobran especial importancia. Por ejemplo, durante periodo de maduración de la uva previo a la vendimia.

La razón es que en las zonas más altas, la bajada de temperatura al final del verano es más acentuada que en las tierras bajas. Eso permite a mis uvas (cultivadas en una altura de entre 900 y 1020 metros) lograr una maduración más lenta y el punto óptimo de acidez.

Por otra parte, no olvidemos que la continua subida de temperaturas motivada por el cambio climático está cambiando la forma de cultivar. Y, en el caso de las uvas, está obligando a reubicar las viñas en zonas más altas.

Un ejemplo de adaptación de los agricultores al cambio climático es la viticultura de altura que realizamos en Ribera del Duero con tan buenos resultados. Un trabajo, en el caso de Vetusta, humilde, sencillo y respetuoso con la tierra del que me enorgullece formar parte.

 

#2 – Suelos pobres

Las tierras más altas de Ribera del Duero se caracterizan por tener suelos pobres con menos materia orgánica. Por lo que produce viñas con menos vigor y menos producción.

Puede parecerte que esto es una desventaja respecto a los terrenos de las zonas más bajas, pero… ¡todo lo contrario! Son suelos perfectos para producir uva de gran calidad.

Precisamente, este tipo de terrenos son lo que, desde hace 20 años, hemos buscado y trabajado en Vetusta, para el cultivo de nuestras uvas. Viñedos ecológicos propios ubicados en la Ribera del Duero alta.

Porque, a mayor altitud los suelos son más pobres y pedregosos, por lo que permiten un mayor drenaje para la vid y evita que las plantas crezcan excesivamente vigorosas. Esto se materializa, en menor producción de uva pero de mucha mayor calidad y rica en matices.

 

#3 – Plantas sanas y fuertes

Como ya te he comentado, las fincas y parcelas de Bodegas Vetusta están situadas, en la parte más alta de la Ribera del Duero.

Esto, es también una ventaja para el cultivo de uvas de calidad. Ya que, gracias a su ubicación en altitud, los vientos de altura hacen que sean zonas mejor ventiladas y mucho más sanas.

Con la ventilación adecuada, la incidencia de las enfermedades fúngicas, como el oidio y el mildiu, es mucho menor. Esto es importantísimo, especialmente, cuando se trata de bodegas, como Vetusta, que realizan cultivo ecológico de la tierra sin ningún tipo de uso de pesticidas ni fitosanitarios.

Además, las plantas cultivadas en tierras altas reciben una radiación solar superior a la que llega a las situadas en zonas bajas. Esto, favorece la capacidad fotosintética del viñedo y beneficia tanto a la planta como al fruto.

 

Como has podido ver a lo largo de este artículo, elaborar vinos Ribera del Duero de altura es un proceso que lleva tiempo, mucha dedicación e implica un amplio conocimiento del terroir.

Espero haber resuelto las dudas que pudieses tener acerca del cultivo de los vinos de altura en la Ribera del Duero. En ocasiones he recibido consultas sobre este tema (para mi) tan apasionante y me apetecía tratarlo.

Por supuesto, me encantaría que comentaras qué te ha parecido este artículo y si tú también le das, tanta importancia como yo, a la calidad en los vinos Ribera del Duero.